ALIMENTOS ADQUIRIDOS EN EL COMERCIO

Al comprar alimentos para los conejos, las consideraciones primordiales son las del costo y calidad. Como en todos los productos, existen marcas más baratas, que son inferiores en calidad frente a los competidores más caros hechos a base de ingredientes de calidad superior. Cuál de ellos hay que comprar? es un asunto que tiene que decidir el criador por sí mismo y en forma individual. Como norma general, el grano se clasifica según su calidad en el momento de la cosecha. Los comprimidos, por otra parte, pueden ser controlados por su fabricante; por cuya razón su calidad es, generalmente consistente. Los mejores comprimidos están hechos con sustancias nutritivas de elevada calidad; los comprimidos económicos están hechos con los residuos o desperdicios de los molinos o con sustancias de calidad inferior. No todo el mundo puede alimentar a sus animales con lo mejor, pero hay que esforzarse para darles lo mejor que pueda soportar el bolsillo. El alimento más bien pobre se reflejará en el aspecto y salud, así como en la calidad reproductora, de los conejos del criador, de modo que es del propio interés de dicho criador, alimentar sus animales com productos de primera calidad. La comida del conejo puede comprarse, bien directamente en la tienda de conejos selectos, bien directamente en los molinos. La mejor salida es siempre la tienda del conejo de lujo o selecto. La compra en los molinos puede resultar ventajosa si la comida se adquiere en grandes cantidades. Sin embargo, las tiendas de venta relacionadas con los conejos y sus materiales suplementarios son de confianza; ofrecen productos de gran calidad y puede tenerse confianza en que se hacen responsables de los mismos. También puede merecer la pena hablar directamente con el propietario de la tienda para preguntarle si le es posible vender sus productos en cantidades superiores a las normales a precios más ventajosos. Quizás el criador pueda ofrecerle la venta de jóvenes conejos que no responden a la línea deseada por él mismo para que, a su vez el tendero pueda venderlos a su clientela. Estos conejos posiblemente no aptos para presentarlos en las exposiciones, pueden, sin embargo ser excelentes conejos para adorno de la casa o para distracción y, en definitiva, ser considerados como selectos o de capricho. Y este tipo de operación puede ser un buen método para mantener el precio de la comida de sus conejos propios en un buen nivel de economía.

Última modificación: Thursday, 7 de June de 2018, 07:40