ALMACENAJE DE LOS ALIMENTOS

Cualquiera que sea y por buena que sea la calidad de la comida dada a los conejos, lo seguro es que se estropeará si no se almacena adecuadamente. El peor de los enemigos para la conservación es la humedad. La comida debe guardarse siempre en recipientes impermeables e inaccesibles a la misma. Pueden comprarse recipientes especiales, pero pueden utilizarse de forma igualmente satisfactoria los recipientes con tapa destinados normalmente a guardar las basuras y los desperdicios de la casa. Estos contenedores pueden ser metálicos o de plástico. El plástico es más ligero y supera al metal o hierro que, además, puede oxidarse. Las ratas y ratones se sienten atraídos por la presencia de granos y pueden ser um problema. Es mejor mantener el depósito de comida bien alejado de las conejeras. Ratas y ratones pueden atraer enfermedades. Y, una vez llegadas estas enfermedades al almacén de grano de la clase que sea, es seguro que infectan rápidamente todo el producto. Un pequeño cubo o recipiente análogo capaz para 3 o 5 kg de comida es suficiente para usarlo en el interior del cobertizo de las conejeras, para el criador corriente. Aunque haya que rellenar este pequeño recipiente todos los días y quizá más de una vez, es preferible esto a tener la comida almacenada cerca de las conejeras con el riesgo seguro de atraer bichos en sus inmediaciones. Las ratas son, por su parte, capaces de comerse vivos los conejos pequeños recién nacidos. Puesto que incluso su propia presencia puede inclinar a muchas hembras a destruir sus propios hijos, es preciso poner toda la atención en impedir que las ratas puedan penetrar en el recinto de las conejeras.

Última modificación: Thursday, 7 de June de 2018, 07:40