LOS HONORES Y TÍTULOS HONORÍFICOS


En general el protocolo tiene una normativa muy estricta, lo cual facilita mucho las cosas, si se aprende bien, evitando las posibles torpeza o meteduras de pata, que difícilmente puedan ser suplidas sólo con la imaginación, como sucede en la vida cotidiana.

Respecto al tratamiento que reciben las distintas personalidades, difiere mucho de uno a otros países.

En general, en europa, y sobre todo en las monarquías o naciones de tradición monárquica, las autoridades de rango social pre-eminente, tienen por el sólo hecho de ostentar un cargo, una denominación especial, cómo la de excelencia o ilustrísimo.

No ocurre lo mismo en los países de habla hispana, como colombia, dónde están abolidos los títulos honoríficos cómo excelentísimo o ilustrísimo. Todos, incluso el presidente de la nación reciben el tratamiento de señor doctor, o señor y el título profesional que poseea.

En méxico, la constitución prhibe los títulos y/o condecoraciones. Se nombra a las personas x su título universitario, ej: licenciado señor………, incluído el presidente de la nación. Al que también suelen denominar ciudadano presidente.

Por el contrario en españa, sí ha perdurado la tradición, siendo muy rigurosa en algunos casos.

Este es el tratamiento que reciben las personalidades más importantes como los reyes.
A ellos se loe denomina majestad o su majestad.

A los hijos de los reyes se les trata de alteza y reciben el nombre de infantes, y sólo el príncipe de asturias, el de príncipe.

El presidente de la nación recibe el tratamiento de señor presidente.

Aquí, en la argentina, se erradicó el título de excelentísimo señor presidente de la nación argentina, durante los primeros años de democracia del expresidente dr. Alfonsín.
Hoy se le dice, sensillamente: señor presidente de la nación.


Orden de precedencia y ley de la derecha

La precedencia es un punto crucial del ceremonial.
Es reconocer la primacía de una jerarquía sobre otra.
Es la base del ceremonial.
El término significa preeminencia o antelación a un órden.
En la base del orden de precedencia se establece que el sitio de honor es el que ocupa la derecha de la persona más importante, de más alta jerarquía.

Usualmente, se considera que el lado derecho es el superior, por lo que se lo tiene como lugar de honor.

Las normas de ceremonial no complican, sino facilitan la convivencia, ya que los fines profundos del ceremonial son nada menos que los de establecer el orden y la armonía.

El ceremonial ordena por medio de reglas de precedencia y se propone imponer cortesía y tolerancia entre los seres humanos que aspiran a comportarse con elegancia moral.

Ni el ceremonial, ni la cortesía pueden ejecutarse sobre la base de normas rígidas, jamás debemos sacrificar nuestra buena convivencia.

cada vez que debemos ubicar invitados en una mesa o cuando debemos presentar personas entre sí, estamos aplicando las reglas de precedencia y derecha.

Las banderas

En cualquier evento empresarial o gubernamental las banderas ocupan un lugar de relevancia sobre el escenario.

La del país organizador va a la izquierda del escenario, osea la derecha visual del público, y las demás siguiendo el orden de precedencia, en este caso por orden alfabetico a la derecha, osea, la izquierda del publico. Y así sucesivamente, una y una.

Salvo que esté la bandera de la iglesia catolica apostolica romana, que sería la principal despues de la del país organizador.
Llevaría en ese caso el lugar de primacía sobre los países en el orden de precedencia.

Mesas y sus diferentes estilos

La mesa es el lugar de la comida y del encuentro.
En los ámbitos empresariales o gubernamentales, además de negociación y de acuerdos.

A diferencia de otros ámbitos de la vida, en los que las normas del protocolo se han flexibilizado enormemente, sentarse a la mesa, sobre todo si se la comparte, es algo que sigue sujeto a preceptos muy claramente establecidos.

Modelos de mesas

La mesa más clásica es la llamada inglesa.
En ella los principales anfitriones se sientan en ambas cabeceras, lo que favorece que haya dos polos de conversación y que la mesa resulte más animada.

Otro modelo es la mesa francesa, con los anfitriones enfrentados en los lados. Contrariamente a la anterior tiene el inconveniente de que la conversación se centra en la zona media, con el consabido perjuicio para quienes se ubican en los extremos.

La denominada mesa imperial es especialmente apta para cuando se quiere honrar de manera particular a un invitado.
Por ello, en éste modelo se lo ubica compartiendo la presidencia de la mesa junto con la persona de mayor jerarquía.

En mesas no mixtas, ya sea de hombres o mujeres solas, lo más cómodo es la mesa redonda.
Constituye una muy buena opción.

La mesa herradura presenta una buena alternativa cuando el número de participantes es considerable y no se posee un lugar demasiado amplio. En estos casos los principales se ubican uno al lado del otro en la misma cabecera, y los puestos de enfrente permanecen vacantes.

Ubicación de los invitados

Que tomamos en cuenta al distribuir a los invitados?
- La ley de la derecha. Que establece que el sitio de honor es el que está ubicado a la derecha del anfitrión o persona de mayor jerarquía.
- Le sigue la izquierda y así sucesivamente.

Lo ideal son las tarjetas señaladoras de lugar.
Es una tarjeta de cartulina doblada por la mitad, formando una carpita que se mantiene apoyada frente al plato.
Cada invitado deberá permanecer de pie frente a su tarjeta hasta que la persona de mayor jerarquía, quién preside la mesa, tome asiento.

Los diferentes platos

El menú debe estar compuesto por un primer plato o entrada, un plato segundo o principal y postre. Luego, café.

  • Debe ser suficiente y, en especial, equilibrado. Si el primer plato es en extremo frugal, deberá cuidarse de que el segundo sea lo suficientemente sustancioso.
  • Las raciones serán generosas, pero no excesivas.
  • Es importante tener en cuenta la estación del año. Pescados y mariscos resultan junto con las ensaladas excelentes en verano. Las pastas y las carnes rojas lo son para la temporada invernal.
  • Es importante interesarse previamente por los gustos de los comensales, o averiguar si alguno está a dieta.
  • Los platos más suaves y ligeros precederán a los más consistentes y sustanciosos, para no anular los sabores. El sabor de la comida debe ir del menos al más, ya que de esa manera permite una mejor degustación.
  • No utilizar la misma salsa para distintos platos.
  • Del mismo modo, evitar la repetición de técnicas, si un plato es a la plancha, el otro no lo será.
  • Evitar las comidas muy condimentadas o por demás exóticas.

Elección de las bebidas

El rey de las bebidas en una comida sin dudas es el vino.
Cada plato tiene una elección determinada, y conocer esa correspondencia es una cuestión básica si no se quiere arruinar la reunión.

  • Si un plato tiene una salsa que contiene vino, debe acompañarse por uno similar.
  • Con asados o carnes a la parrilla, se elegirá vino tinto corpulento, como el malbec o el cabernet sauvignon.
  • Con pastas, un vino tinto no muy corpulento, como por ejemplo el merlot.
  • Para acompañar los cortes de cerdo o las carnes de caza, sólo vinos tintos de excelente calidad.
  • A los mariscos frescos, se los acompaña con vino blanco ligero y fresco.
  • Con el pescado cocido, sin salsa, o con unos langostinos, se prefiere vino blanco con más cuerpo que en el caso anterior.
  • Con carnes blancas se toma vino rosado.
  • Los quesos gruyere, roquefort y frescos, se acompañan con vino blanco con cuerpo.
  • Los postres con vino dulce o cava demi-sec.
  • El cava combina con todo tipo de plato.

Temperaturas a las que debe servirse un vino

  • El vino blanco debe servirse frío, pero no helado. Entre los 7 y 8 grados c.
  • El vino tinto no se sirve, como se suele decir: a temperatura ambiente, sino a temperatura bodega, que es aproximadamente de 14 grados c.
  • El vino rosado se sirve igual que blanco, frío, pero no helado.
  • El vino cava debe servirse bien frío, entre los 3 y 6 grados c.


Última modificación: Thursday, 7 de June de 2018, 07:40