Encimera de baldosas

Una encimera de baldosas o azulejos puede darle un aire diferente a su cocina. En el caso de que ya la tenga, pero desee reemplazar las antiguas, el trabajo puede ser algo laborioso; pero, sin duda, el resultado merece la pena.

Materiales.

Hay gran variedad de baldosas que puede utilizar, aunque la más habitual para estos trabajos es la de gres esmaltado. Por supuesto, el precio varía según su calidad y medidas. En cualquier caso, conviene que el producto no sea demasiado barato porque suele ser menos resistente.

Para trabajar necesitará mortero-cola en pasta, una lija, pegamento, tornillos, silicona y cemento blanco o de color. En cuanto a las herramientas, es importante que cuente con los siguientes materiales: escoplo, destornillador, martillo, mazo de caucho, raspador, rasqueta, esponja, espátula, un cortador de baldosas y un nivel.

Pasos previos.

Retirar los azulejos antiguos es quizás el trabajo más arduo; ya que, éstos suelen estar fuertemente adheridos. Lo mejor para hacerlo es utilizar un cincel plano y un martillo.

Por supuesto, hay que dejar muy limpia la zona, por lo que conviene que elimine los restos de mortero con un raspador y limpie la zona con una lija de grano grueso.


Si alrededor del fregadero hay manchas de humedad, algo bastante frecuente, elimínelas con un producto decapante térmico que puede comprar en tiendas especializadas.

Cómo poner las baldosas.

Si ya ha limpiado la superficie, extienda con una rasqueta una capa de mortero. Después, vaya colocando las baldosas, comenzando por una esquina exterior, y golpéelas con el mazo de caucho para que se peguen bien. A medida que las pone compruebe con un nivel que la zona está totalmente nivelada. Lo más probable es que cuando llegue a la pared tenga que cortar algún azulejo. Tome bien las medidas y hágalo con el cortador de baldosas.

Una vez terminado, déjelo secar un día y, a continuación, aplique una capa de cemento blanco o de color. Esto dependerá del tono de las baldosas. Extienda el cemento antes de que se seque. Asegúrese de que cubra bien todas las juntas. Cuando comience a secarse el cemento, retire el sobrante con una esponja húmeda. Finalmente, puede conseguir mayor impermeabilidad si aplica una pequeña cantidad de silicona alrededor de la encimera.

Cosas a tener en cuenta.

En ocasiones, la filtración del agua estropea el aglomerado, por lo que quizás se vea en la necesidad de sustituirlo. En este caso, corte el trozo en mal estado con una sierra eléctrica y sustitúyalo por una pieza en buen estado. Debe fijarla con tornillos y pegamento.

No olvide que el grosor de las nuevas baldosas debe ser el mismo que el de las antiguas, ya que el resto de los elementos de la encimera no se van a modificar.

Última modificación: Thursday, 7 de June de 2018, 07:39