La filosofía del yoga también incluye cinco reglas, relacionadas con los hábitos que permiten conseguir un desarrollo personal saludable. La persona crece y mejora practicando la pureza, el contentamiento, la autodisciplina , el aprendizaje autodirigido y la devoción.

1. La pureza

La primera norma se ocupa de la pureza no sólo del cuerpo, los alimentos y el entorno, sino también de los sentimientos, las palabras y acciones. Los adultos pueden ofrecer un buen ejemplo viviendo una vida sana, comiendo alimentos saludables, cuidando el medio ambiente y no hablando mal de otras personas, ni enjuiciar.

2. Contentamiento

La segunda norma habla de sentirse satisfecho con lo que uno tiene. Eso no significa que no sea importante luchar por mejorar, sino que todos podemos desarrollarnos comprendiendo que seremos mejores personas si nos dedicamos a la humanidad, los animales, plantas, la tierra, el aire y el agua. Podemos ser más felices si nos esforzamos por mejorar, somos amables y nonos obsesionamos por acumular más posesiones. Si frente a los niños evitamos argumentar que necesitamos una casa más grande, más tiempo libre o cualquier otra cosa, les ofrecemos un buen ejemplo.

3. Austeridad (autodisciplina)

La austeridad es la tercera norma que ayuda al desarrollo de hábitos positivos. Los niños podrían, por ejemplo, aprender a practicar yoga durante un tiempo determinado a cierta hora del día, o tomar la decisión de comer menos dulces. Y los adultos deberíamos ayudarles a encontrar ????gres aspecto de su vida en el que puedan practicar la autodisciplina. Deberíamos centrarnos en ayudarles, y no en pensar por ellos ni en recordarles en todo momento lo que tienen que hacer, porque no conseguiríamos más que influir negativamente en su comportamiento.

4. Aprendizaje autodirigido

La cuarta norma, el aprendizaje autodirigido, alude a la instrucción del ser, lo cual no implica únicamente hacer deberes o leer libros. Los niños que habitualmente formulan preguntas como ¿Quién soy” y “¿Cuál es mi objetivo?” encontrarán menos dificultades a la hora de aplicar las reglas del yoga a su propia vida. Los adultos podemos ayudarles a encontrar respuestas a sus preguntas ofreciéndoles libros para leer, o animándoles a escribir un diario en el que se sientan libres de plasmar sus pensamientos. Por supuesto, es importante que realmente deseen.

5. Devoción

La devoción es la quinta norma, y la más importante. Tiene que ver con la dedicación a la vida espiritual en la que ya no se percibe el impulso de los deseos individuales. Para que los niños comprendan mejor el tema, los adultos podemos animarles a que confíen en sus propias fuerzas y se convenzan de que está muy bien ser como son, mostrarles confianza y fe en ellos mismos, la divinidad esta en todo, de igual manera en nuestro interior.
Última modificación: jueves, 7 de junio de 2018, 07:39