MONTAJE Y PREPARACION DEL TELAR

Existen diversos tipos y modelos de telares horizontales y la complejidad de su montaje puede variar, siendo más sencillo el montaje del telar cuya estructura forma prácticamente una unidad. Lo más corriente es que el telar sea desmontable. Las diferentes piezas de que se compone un telar desmontable deben ser construidas de tal forma que encajen bien en sus sitios para que el montaje se realice sin dificultad y, sobre todo, para que el telar, una vez montado, quede estable.

Las piezas más grandes del telar son los dos laterales (bancadas) que constituyen el apoyo para los plegadores y los diversos travesaños.

El guiahilo

Se encuentra por encima del plegador de hilo. Al pasar la urdimbre por un guiahilo ésta se mantiene en un nivel constante Si la urdimbre pasara directamente desde el plegador al tejido variaría su nivel a medida que fuera desenrollándose en el plegador.

El antepecho

En la parte delantera del telar se sitúa el travesaño, denominado antepecho, sobre el que corre el tejido.

El guíatela

Se monta por encima del plegador y sirve para que el tejedor no roce con las rodillas la tela cuando esta pasa del antepecho al plegador.

El batán

Se coloca montando su travesaño superior sobre las muescas adosadas a los laterales Las muescas son ajustables y se fijan una vez comprobado que el batan, está paralelo a; antepecho.

El soportalizo

Se denomina así al travesaño movible que se apoya en los laterales del telar y del que se suspenden los lizos. En el telar de contramarcha penden los lizos de la misma y el travesaño soportal lizo se utiliza sólo durante el montaje de la urdimbre.

Los pedales

Se sitúan en el travesaño más bajo en la parte posterior del telar.

Las levas

Son palancas de madera que transmiten el movimiento entre lizos y pedales y se colocan introduciéndolas en un eje de hierro situado en uno de los laterales. Para
el encordelado entre lizos levas pedales se necesitan cuerdas preparadas a la medida adecuada.

Complementan el telar los siguientes elementos:

Varillas de los plegadores, que cubren urdimbre y tela.

Varillas de cruz, que se distinguen de las anteriores por los orificios de sus extremos.

El peine, que se introduce en el batán y por él habrán de pasar los hilos de urdimbre.

El banquillo del tejedor

Puede ser independiente o adosado al tejedor, pero siempre debe ser suficientemente largo y variable en su altura.

Los lizos

Un lizo se compone de dos listones que contienen mallas por cuyo ojal central pasan los hilos de urdimbre. Hay mallas de acero y de algodón.

Las de acero son idénticas a las que se utilizan en la industria su disposición
requiere que los lizos (a veces en forma de marcos) lleven dos finas varillas de hierro donde se introducen las mallas. En las mallas de algodón los listones de madera pasan por ¡os dos ojales grandes de las mismas.

Los ojales centrales de las mallas de acero son normalmente muy pequeños y se requiere un gancho especial para pasar los hilos. En las de algodón puede variar
considerablemente el tamaño del ojal, pero las más usuales son las deojal de 1.5 cm. Para tejidos en que la urdimbre se tensa fuertemente (tipo alfombra) es aconsejable que el algodón de las mallas sea grueso En las urdimbres muy tupidas se encuentran las mallas muy juntas, por lo que en este caso son más aptas la de hilo fino.

Los portalizos

Son dos pequeños soportes de madera en cuyas cavidades descansan los lizos durante el
montaje de la urdimbre. Se preparan con un cordón largo en un lado y con un lazo en el otro y se cuelgan del travesaño soportalizo.

Poleas y balancines

Son los accesorios que se utilizan al colgar los lizos para hace, posible la acción de los mismos

Telar de contramarcha

La contramarcha es un sistema más completo para la suspensión de los lizos que el que representa un simple telar de polea. El telar de contramarcha tiene una sobreestructura compuesta por dos travesaños que descansan sobre los laterales. Entre los travesaños están situadas palancas balancines en igual número que los lizos previstos
para el telar unas y otros están conectados mediante cuerdas.

Para conocer la longitud de las cuerdas se fijan primeramente las palancas de la contramarcha en posición vertical con un freno y se ajusta después la altura de los lizos en los portalizos hasta que e ojal central de las mallas se encuentre al mismo nivel que el guiahilo. Entre lizo y cuerda se coloca un gancho regulador con el que se puede subir
los lizos cuando se dé el inevitable alargamiento que sufren las cuerdas, sobre todo si son nuevas.

Por debajo de los lizos el telar de contramarcha tiene. Además de las levas corrientes otras más largas unidas a la contramarcha mediante cuerdas que pasan exteriores al telar.


Última modificación: Thursday, 7 de June de 2018, 07:39