CUELLO TORCIDO

El cuello doblado o torcido aparece bruscamente como consecuencia de una herida o lesión en el oído interno y sus órganos sensibles. El conejo puede tener cualquier edad o sexo. La cabeza del animal afectado cae hacia uno de los lados; en los casos graves el pobre animal es incapaz, incluso, de mantener el equilibrio. El conejo se mueve en un círculo, al no poder moverse en línea recta. La herida ha sido, casi con seguridad, originada por las correrías del conejo alrededor de la jaula bajo los impulsos del pánico o de cualquier tipo de exitación. Es pues, evidente que el cuello torcido es una consecuencia del nerviosismo. Los casos leves se suelen corregir por sí mismos en pocos días, siempre que el animal se mantenga en una jaula caliente y seca con una alimentación sana. Los casos graves son de difícil recuperación y el animal ha de ser sacrificado.

Última modificación: Thursday, 7 de June de 2018, 07:40