TIPOS DE PIEL

PIEL NORMAL:

Desafortunadamente el cutis normal es poco frecuente. Es una piel fisiológicamente equilibrada. Se identifica por su claridad, tersura y sequedad.

CARACTERÍSTICAS

- Color saludable.
- Tez firme y fina.
- Puede tener un ligero brillo en la zona “T”.
- Puede tener leves líneas de expresión alrededor de los ojos.
- Es suave y elástica al contacto.

PIEL SECA:

Es la más común en las mujeres y casi un problema universal. Convendría más denominarla “Alípica”, es decir, sin grasa, porque aquí se trata sobre todo de la piel seca por falta de grasa y no por deshidratación.

Por una parte el secamiento de la piel es debido a las insuficiencias de secreción de las glándulas sebáceas, y por otra parte, al exceso de secreción de las gládulas sudoríparas. La falta de sebúm, vuelve insuficiente la protección de la piel contra la sequedad de la atmósfera, resultando una deshidratación epidérmica.

CARACTERÍSTICAS

- Se caracteriza por una gran fineza de grano.
- Es suave, mate, pero si es muy seca puede volverse ligeramente áspera y rígida.
- En los casos de extrema sequedad, sobreviene a veces una descamación ligera que da a la piel un aspecto polvoroso.
- Es a menudo tensa, como apergaminada y acentuada de arrugas finas y numerosas.

PIEL GRASA:

Es una piel que sufre, sea por exceso de secreción de las glándulas sebáceas o por insuficiente secreción de las glándulas sudoríparas.

CARACTERÍSTICAS

- Apariencia brillante.
- Poros dilatados.
- Textura gruesa.
- Barritos y espinillas blancos y negros.
- Propensa a formar escamas en las aletas de la nariz (el exceso de grasa combinado con el oxígeno (oxidación) da como resultado estas escamas).
- Color cetrino (cutis amarillento).
- Pocas líneas de expresión.

Última modificación: Thursday, 7 de June de 2018, 07:39